cerrar
Contacto PQRS
Acreditaciones y premios Unisimón
Alianza Unisimón - El Heraldo
Aquí en la U
Aula Extendida
Autoevaluación
Biblioteca
Bienestar Universitario
Centro de Documentos
Certificados Laborales
Comité Ambiental Institucional
Correo Estudiantes
Correo Funcionarios
Departamento de Ciencias Básicas
Departamento de Ciencias Sociales
Departamento de Pedagogía
Egresados
Encuesta Bienestar Docentes
Encuesta Bienestar Estudiantes
Encuesta Bienestar Funcionarios
Excelencia Académica - PIEA
Historia Gráfica
Instituto de Lenguas Extranjeras - ILE
Internacionalización y Cooperación - DICO
ISOTools
Planeación
Portal de Empleo
Preguntas Frecuentes
Pruebas Saber Pro
Rendición de cuentas
Responsabilidad Social Universitaria
Simposio en Educación y Movilidad Social
Talento Humano
Teatro José Consuegra Higgins

Noticias Unisimón

Cinco recomendaciones para una nutrición sana de bebés

Agosto 06, 2019

Compartir redes-25 redes-27
Cinco recomendaciones para una nutrición sana de bebés

La Alcaldía de Barranquilla, a través del programa Primera Infancia, ha promovido jornadas en beneficio de madres lactantes. Foto: Twitter Alcaldía de Barranquilla

Recientes estudios de la OMS detectaron alto contenido de azúcar en alimentos para infantes – Esta semana se conmemora la jornada mundial de la lactancia materna.

Por Alianza Unisimón – El Heraldo

¿Los alimentos para bebés poseen los ingredientes adecuados? ¿Revisa usted la etiqueta de los productos que compra? ¿La sociedad actual es consciente de cómo es una nutrición balanceada para sus hijos e hijas en sus primeros años de vida?

Los recientes estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el contenido de azúcar en alimentos de bebé y su comercialización inapropiada generan interrogantes como los anteriores, cuyas respuestas sirven para conmemorar esta, la ‘semana mundial de la lactancia materna’.

“La exposición precoz a productos azucarados puede crear una preferencia nociva hacia esos alimentos para la vida”.

“La exposición precoz a los productos azucarados puede crear una preferencia nociva hacia esos alimentos para el resto de la vida”, asegura Carmen Carrero González, doctora en Ciencias de la Salud e investigadora del grupo Cuidado de Enfermería de Unisimón.

¿Qué es lo mejor entonces para nuestros hijos en el contexto de la región Caribe? Carrero contesta en cinco puntos.

1. Leche materna hasta los 6 meses
La leche materna es el alimento que lo defenderá de cuadros virales, alergias e infecciones. Tan esencial es, que el bebé no necesita de agua porque este líquido ya va incluido la leche materna, que contiene todos los nutrientes adecuados para el desarrollo del ser y su óptimo crecimiento: inmunoglobina, ácidos grasos esenciales, proteínas, aminoácidos, zinc, fósforo. “Estos productos preservados con sodio, azúcares, y grasa saturada y trans pueden causar alergia. Es lo que sucede con niños con brotes y alergias antes del primer año”, advierte la experta.

2. Incluir complementarios de la canasta básica
Si bien debe amamantarse hasta el año de vida, a partir de los 7 meses pueden incluirse los alimentos complementarios de la canasta básica. Se comienza con hortalizas, colados, puré, papillas, ahuyama, pollo, aceite vegetal. Nada con sal o algún aditivo químico, y para endulzar se puede usar miel o panela. Todo debe ser cocido, incluyendo compotas caceras de banano, pera y manzana. 

3. Transición y cuidado con los chupos
Al mes 8, los primeros cereales cocinados. Sigue la lactancia y se introduce la denominada leche (en polvo) de transición paso 2, intermedia o maternizada, solo si el pequeño o la pequeña queda con hambre. No es recomendable darle leche entera antes de los 2 años. “Tiene glóbulos de grasa muy complejos y el niño a esa edad no tiene la función enzimática requerida para digerir porque el sistema digestivo es inmaduro”, explica.

También puede comer carnes rojas molidas, trituradas. Estas intervienen en sistema nervioso central, es el único alimento con B12 importante y, después de los 7 meses, ayuda a desarrollar la mielina en el cerebro. Antes del año no debe comerse alérgenos: naranja, piña, maracuyá, pescado, atún, sardinas, yema de huevo, granos o trigos. Evitar al máximo los chupos, puesto que genera saciedad y se inhibe el apetito. A nivel dentario, conlleva a caries dental.

4. ¡Bienvenidos los regueros!
No a las comidas por fuera de la casa. Más bien, preocúpese porque a partir del año (1 año), su hijo o hija dé el paso de comer en la mesa, con el resto de la familia. Evite aditivos, gaseosas, snacks, salsas, colorantes, dulces y comida rápida. Incentive el consumo de ácidos grasos esenciales como el omega 3, omega 6, zinc, fósforo y ácido fólico, que intervienen en crecimiento y hierro que evita la anemia. Están presentes en el pescado.

No olvide las verduras y frutas, ricas en minerales y vitaminas (guayaba, naranja, maracuyá, piña, ahuyama). Para equiparar los gustos, incluya el helado de vainilla y la gelatina, ya que provee colágeno como el pescado y zinc.

“Tenemos que evitar al máximo los facilismos al momento de alimentarlos. A partir de este proceso, ya estamos formando individuos productivos para la sociedad”, asegura la investigadora.

Carrero sostiene que la OMS ha alertado que las bebidas azucaradas, como jugos de frutas envasados botellas o frasco, provocan una tendencia a abandonar los alimentos más ricos en nutrientes. Y, por el contrario, frenan las sanas costumbres alimentarias. “Es necesario que el niño agarre los alimentos, que haga reguero, que entre en contacto con ellos y experimente, que cree costumbre”.

5. Riesgo de sedentarismo
Las tasas de obesidad en adolescentes y jóvenes van en alza, debido al mal uso de las nuevas tecnologías y los nuevos métodos de estudio. Carrero lamenta que han disminuido las actividades físicas en las jornadas diarias durante el desarrollo, lo que repercute en la aparición a tempranas edades de enfermedades no transmisibles: diabetes, hipertensión e insuficiencias renales.

Además, la glucosa fluctuante afecta la hormona de la adrenalina y con ello aumenta la hiperactividad, lo que puede tener efectos en el rendimiento académico. En este problema se incluyen los productos alimentarios con conservantes que les dan más vida comercial.

“El azúcar influye en el crecimiento porque una alta cantidad frena la presencia de oxígeno en la actividad tisular (tejidos), pero al mismo tiempo los conservantes y las bebidas negras pueden alterar el sistema nervioso central, generando adicción, y ayudan a la formación de células adiposas (obesidad)”, alerta.

:::::

¿Qué encontró la OMS?
Entre noviembre 2017 y enero de 2018 se recopilaron datos de 7.955 productos alimenticios o bebidas promocionados para bebés y niños pequeños en Viena (Austria), Sofía (Bulgaria), Budapest (Hungría) y Haifa (Israel). En las cuatro ciudades, del 28 % al 60 % de los productos se venden como aptos para bebés menores de 6 meses, en contravía de las Directrices de la OMS, que declaran que estos alimentos complementarios comerciales no deben ofrecerse así. En tres de las ciudades, la mitad o más de los productos aportaron más del 30 % de las calorías de los azúcares totales y alrededor de un tercio incluía azúcar. “Estos sabores y azúcares adicionales podrían afectar el desarrollo de las preferencias de los niños, al aumentar su gusto por los alimentos más dulces”, alerta la OMS. 

Política de privacidad de datos personales ir-26

Sede Barranquilla

SEDE PRINCIPAL

Carrera 59 No. 59-65
PBX +57 (5) 344 4333.
Fax : +57 (5) 3682892

SEDE POSGRADOS

Carrera 54 No. 64-222
PBX +57 (5) 344 3116.
Fax : +57 (5) 3493040

Programas Extendidos en Cúcuta

Av 3 No. 13-34 La Playa
P.B.X: +57 (7) 582 7070

Barranquilla

SEDE PRINCIPAL

Carrera 59 No. 59-65
PBX +57 (5) 344 4333.
Fax : +57 (5) 3682892

Programas Extendidos
en Cúcuta

Av 3 No. 13-34 La Playa
P.B.X: +57 (7) 582 7070
unisimon logo
Universidad Simón Bolívar. Todos los derechos reservados©|Dirección Tecnología de Información